7 mar. 2010

Más desastres…


Por Iván Escobar

(*)



Chile ha sido la segunda nación golpeada por

la naturaleza, en este 2010. Foto tomada de internet.



La vulnerabilidad nos persigue y las autoridades no nos garantizan que estamos a salvo de los desastres naturales. Al menos eso han retomado en los últimos días la prensa local, luego de la tragedia natural en Chile, el fin de semana pasado provocado por un potente terremoto de 8.8 grados y un maremoto que afectó esa nación.


Nuestro planeta esta cada día más vulnerables, lo vemos en cosas pequeñas e insignificantes como en las grandes tragedias como las sucedidas en Haití, en enero pasado y últimamente estamos viendo los desastres en Chile, y Europa.


Sin duda el cambio climático, cada vez es más evidente también y los países por muy desarrollados seden ante el poder de la naturaleza. Sino veamos los sucesos de Euro, donde la última semana, se han registrado inundaciones, lluvias, nevadas que han cobrado la vida de muchas personas.


Haití no ha vuelto a escapar, el último fin de semana dejó varios muertos por inundaciones producto de las lluvias. En enero también se registraron inundaciones en Perú, que causaron muerte y destrucción.


Anteriormente lo mencionamos estamos a las puertas de un desastre quiza mayor de lo que nuestros ojos han presenciado en los últimos años. Lo estamos viviendo cada con mayor fuerza.


No es broma. Y pensar que todavía hay gente ignorante que asegura que no se puede hacer nada ya. Increíble, y lo viví recientemente en una reunión escolar, donde un padre de familia “profesional” advirtió que para él no era importante incluir en los programas educativos, el abordaje de temas como el medio ambiente y sobretodo cuando son escenarios “ajenos a nuestro entorno”.


El hombre aseguró que no veía el por qué los padres tienen que estar discutiendo con sus hijos formas de protección del Medio Ambiente, cuando otros se encargan en dañarlo. Una visión corta y a la vez conformista. Vaya profesional.


A la vez que pidió a los maestros no desarrollar temas que no atañen a nuestro entorno. Porque la otra vez una de sus hijas buscaba información de las ballenas, y de forma ignorante aseguró que “aquí ni hay…y quiza ni las vaya a conocer mi hija”.


Tristemente así piensan muchas personas y “profesionales”. Pero esto lejos de alejarnos, nos convence que es una realidad y por ello considero que la educación y concientización de las personas, es básica para lograr revertir efectos negativos de la naturaleza o por lo menos buscar la forma de encontrar soluciones a las crisis.

No digo que con educación se puede prevenir un tsunami o un terremoto. Imposible. Pero sí se pueden salvar vidas teniendo una mejor calidad de vida, en armonia con el medio ambiente.


Si no veamos al sur. A Chile, donde alguién me decía “ veo esa gente preocupada pero no como en Haití”. Claro, en Chile hay un nivel de vida mejor que en la isla caribeña, lo que se refleja en la capacidad de respuesta de las personas y las mismas autoridades ante una emergencia. Sí hay caos, pero no llegando a los niveles de Haití.


Donde aun creo que la ayuda sigue sin llegar a muchos de los necesitados ahitíanos, y que a casi dos meses del terremoto en la isla, ha dejado en claro que una emergencia no se puede tratar igual en uno u otro país.


Estas situaciones nuevamente insisto dejan en claro la vulnerabilidad, a la que hemos llevado como habitantes de este mundo al planeta tierra. Donde ha prevalecido durante todo estos años, el interés personal, el amor al dinero, a lo material, y nos hemos olvidado de lo valioso que es el aíre puro, el agua, la tierra, sus frutos, etc. Hoy nos quejamos por lo que pasa, pero no es tarde para actuar, hagámoslo y trabajemos por un planeta limpio y una mejor vida.



Miles de damnificados quedaron luego del potente

terremoto en Haiti. Foto tomada de internet.



* Periodista. Miembro Fundador del C-4

No hay comentarios: