11 dic. 2009

Más de 100 tipos de atoles para el paladar


Por: Iván Escobar


El atol de elote, de piña o de maíz tostado, son parte de la dieta de los salvadoreños, principalmente a la hora de los antojitos. Sin embargo, en los últimos meses,, muchos han logrado conocer diversas variedades de estos, gracias al ingenio de un hombre que utiliza su creatividad para prepararlos.

Milton Granados, es un exempleado y ahora, el principal creador de la más extensa variedad de atoles en el país, considerándolo sus clientes, como uno de los principales impulsores en esta área.

Este hombre, quien quedó desempleado hace más de un año, incursionó, a través de un familiar, al mundo de la cocina, parti-cularmente “aprendiendo a hacer los atoles tradicionales, de maíz, de piña y de elote… y ahora he logrado crear 104 tipos de atoles diferentes, lo cual creo que es nuevo aquí”, expresa con satis-facción.

Él sabe que el paladar de los salvadoreños es exigente, por lo cual no dudó, una vez conoció los secretos de la elaboración de los atoles tradicionales, la forma de “probar con nuevas fórmulas”, y es así que a la fecha “he logrado tener diversa variedad de atoles como: dietéticos, con leche de soya, exóticos, tradicionales y los afrodisiacos”, comenta, mientras atiende a su clientela.

Granados dice que este don no lo habría desarrollado de haber seguido trabajando en la empresa en la cual laboró por más de tres años.

Ahora se siente satisfecho y en espera de desarrollar su pequeño negocio, y desde luego, esperando el apoyo que pueda dar el gobierno para lograr promover sus productos.

Con la pequeña empresa, un año y cuatro meses de estar desempleado ha logrado sacar adelante a su grupo familiar, permitiéndole a la vez desarrollar su talento. “Doy gracias a Dios y a la gente, porque le han gustado mucho y prefieren estos atoles”.

A la fecha, ha creado atoles que nunca antes se han escuchado como: de Ajo, Cebolla, Manzanilla, de Noni, Linaza, Menta, Almendra, Piña colada, Yuca, Camote, Ciruela, Habas, Coco, Tamarindo, Guayaba con maní, entre otras tantas variedades que, a diario, prepara para sus clientes.

Ubicado en su puesto a la entrada de la unidad médica del Instituto del Seguro Social (ISSS), de la Atlacatl, en esta capital, Granados ofrece cada día sus atoles a los clientes que lo buscan por mayor.

“Y mañana de cual va a traer”, pregunta una de sus clientas. “De Almendra y elote”, responde sin vacilar Granados, al tiempo que responde a otro de sus clientes “usted no ha probado el que yo preparo”, a otra mujer que pregunta como está el atol de piñuela.

De lunes a viernes este salvadoreño se gana la vida en este puesto en la entrada de este centro de atención médica, y el fin de semana lo hace en el parquecito de El Roble, en las cercanías del Colegio Cristóbal Colón.

“Trato de mantener la tradición, y sobre todo, que las personas puedan contar con variedad de ellos, además me gustaría tener el apoyo del gobierno para lograr que estas se multipliquen y que más personas los puedan disfrutar”, comenta.

Sin duda, la dedicación y creatividad de este salvadoreño, deja en claro que no hay obstáculos para salir adelante. Sólo basta voluntad, ingenio y el interés de hacer bien las cosas para lograr una receta de la vida, como dice Granados “nunca me imaginé que iba a vivir de hacer atoles, y mire, ahora tengo más de 104 variedades.

Cuando voy al mercado veo la fruta y las verduras, y pienso ¿qué podría hacer con ellas?”, asegura.
Granados además tiene un breve espacio en la televisión nacional, Canal 10 en el programa “Hoy es un buen día”, en el cual presenta sus atoles, pero su mayor interés es lograr llegar a satisfacer los paladares de todo aquel que guste de un buen atol.

“Usted sólo diga de qué lo quiere”, expresa entre sonrisas, con la fina atención que dedica a su apreciable clientela.

No hay comentarios: