25 oct. 2009

“Esperé dos años pero al final se hizo justicia”: Jaime Ascencio

Jaime Ascencio, es periodista y además escritor,
un luchador incansable. Foto: Iván Escobar



Iván Escobar


La batalla de Jaime Ascencio es sin duda una bandera ganada por el periodismo salvadoreño, lastimosamente ni los principales gremios de periodistas de El Salvador ni los colegas y mucho menos aquellos “amigos” que hizo cuando ejercía su profesión le acompañaron en su lucha.

Su voz que por más de 15 años se escuchó en diversos espacios informativos de la radio salvadoreña, particularmente la Radio Cadena Cuscatlán, medio del cual fue despedido de forma arbitraria en diciembre de 2007, y se convirtió en su mayor verdugo.

Muchos han invisibilizado su constante mensaje que trató de dar a conocer, en foros universitarios, conferencias de prensa y más frecuentemente en su blog “Hablando sin Ataduras” (http://jaimeascencio.blogspot.com/), desde el cual ha logrado mantener por más dos años su denuncia. Pero muchos se han hecho del “ojo pacho”.

Sin duda su lucha es única, ya que ningún periodista ha llevado a los tribunales salvadoreños una demanda por despido y atropellos a sus derechos laborales. Además, ha sido el primero en ganar un juicio, y enfrentarse no sólo con un medio de comunicación (empresa) sino con todo un aparataje Estatal, ya que la Radio Cuscatlán pertenece a la estructura orgánica del Ministerio de la Defensa Nacional.

Hace una semana, la Corte Suprema de Justicia (CSJ), resolvió a favor de él, donde dice que el la apelación contra la sentencia de la Cámara Segundo de lo Laboral, “se mantiene en firme y me da un respiro, porque confirma la tesis de mi honorabilidad”, precisa el periodista.

Jaime es periodista desde hace más de 15 años, ha escrito tres libros y ahora asegura “he crecido”. No es para menos, su caminar lo ha hecho “de la mano de Dios y acompañado en todo momento por mi familia”.

Ahora dice no tener rencor contra nadie, y mucho menos hacia la empresa la cual le despidió arbitrariamente, pero está conciente que la decisión de emprender una lucha judicial le acarreó muchos problemas, el principal la apatía de sus colegas y el malestar de otros.

Además, lamenta que los gremios como la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), que en un primer momento le respaldó ahora guarda silencio. Y en los medios nadie se atreve a decir nada.

“Me siento contento, porque la justicia salvadoreña en mi caso, por lo menos ha cumplido. Me siento satisfecho porque al inicio no creía que el Estado pudiera sancionarse así mismo, la historia me ha demostrado lo contrario”, comentó.

Con el fallo que la CSJ dio la semana pasada, Jaime recupera su honorabilidad y espera que sus colegas y, sobre todo, las nuevas generaciones, sepan que “los periodistas podemos luchar por nuestros derechos”.

Ascencio también sabe que su tema nunca será tema de interés para la prensa nacional, pero le queda la satisfacción que puso a prueba el sistema de justicia de este país y logró activarlo.
Ahora el reto dice que es lograr que esa justicia sea parte del gremio, que los periodistas se concienticen y aprovechen los mecanismos de lucha legal de sus derechos. “No es fácil, yo pasé más de dos años, por momento flaqueé, pero ahora tengo la satisfacción de ver resultados concretos. No tengo trabajo, pero he crecido y madurado en todo este tiempo.

No hay comentarios: