1 sept. 2009

"Me pongo contenta porque he seguido mi vocación": Claribel Alegría

Entrevistando a Claribel Alegría.
Foto: Juan Carlos Villafranco



Por: Iván Escobar

No es coincidencia que las siglas de su nombre se igualen al que se le asigna al conjunto de naciones del istmo centroamericano. Claribel Alegría o Centro América ambas se pueden abreviar así: C.A.

A ella no le molesta por el contrario dice sentirse más centroamericana que ser parte de un solo país. Esta mujer es una de las representante de las letras centroamericanas más conocida en el mundo, nacida en la región y amante de la historia.

Converse con la autora del libro "Cenizas de Izalco", en el marco de su visita al país para participar en la XIII Feria Internacional del Libro de Centroamérica (FILCEN).

Alegría expresa esta mujer cuando del mundo de las letras se trata, y no es para menos toda su vida la ha dedicado a la escritura, como ella misma lo dice siguiendo su vocación. A continuación la entrevista en la cual habla de sus proyectos, su trayectoria y el mensaje a las nuevas generación a perderle el miedo al pasado, y contribuir desde las letras a la historia de los pueblos.

¿Cómo se siente con este recibimiento en El Salvador?

Muy bien porque me siento rodeada de cariño. Es una maravilla, porque me han puesto en contacto con los jóvenes que es de la gente que yo aprendo tanto. Siempre que vengo a El Salvador termino cansada con la emoción. La gran emoción que tengo de estar con mi gente.

¿Hace cuanto no viene al país?

No hace demasiado, hacia como un año y medio más o menos.

¿Como encuentra las letras en El Salvador?

Ahorita estoy en contactándome con muchos jóvenes. Hay jóvenes talentos, yo estoy encantada y más ver más mujeres y jóvenes escribiendo. Eso en mis tiempos no se veía tanto.

¿Las mujeres han roto el esquema tradicional?

Sí, eso es una maravilla. Antes el escribir sólo era un dominio de los hombres y ahora vemos a muchas mujeres y buenas voces.

¿Qué proyectos nuevos nos tiene preparados a futuro Claribel Alegría?

Ahora estoy en poesía. Estoy escribiendo un nuevo libro de poesía que si lo termino, a lo mejor lo termino se va a llamar "Otredad", porque me gusta más entrar en la piel de los otros.

Es mera poesía?

Sí, es pura poesía. Ahora estoy trabajando en un pura poesía.

En cuanto a su trayectoria literaria ha sido importante, usted como se autodefine en estos momentos?

Bueno, a veces me pongo contenta porque he seguido con mi vocación, y eso es muy importante. Yo siempre les digo a los jóvenes que sigan su vocación porque si no la siguen no se es feliz. Esa es una de las pocas cosas de las que yo estoy contenta conmigo misma que he seguido mi vocación.

Con altos y bajos?

Por supuesto con altibajos, porque así es siempre.

Y Centroamérica como esta desde su punto de vista en el mundo literario?

Centroamérica esta muy bien. Acabo de venir de Guatemala, conocí gente muy valiosa. Guatemaltecos y guatemaltecas que están escribiendo muy bien. Aquí también, en Nicaragua, en Costa Rica. Hay de verdad, como se dice un levantamiento en toda Centroamérica y por eso más me considero centroamericana.

Al explorar sus textos, sin duda han contribuido a la historia de este país. El abordaje de hechos como la masacre de 1932.

Sí. Cenizas de Izalco.

Por su puesto. Todo este contexto o legado y el haber estado en compañía de grandes escritores, muchos de ellos que ya no están, pero nos han dejado un legado grande. ¿Saber cuales han sido sus principales referentes?

Entre los escritores que conocí esta Salarrue, él es una maravilla de escritor, es alguien que todos debemos conocer y más nuestros niños. Otro gran referente fue Juan Ramón Jiménez, un español. Él fue mi mentor, y de los últimos con quien tuve una estrecha amistad…me dio tanto a leer.

Qué Mensaje deja a los jóvenes. Principalmente a aquellos que están adentrándose en el mundo de las letras?

Mi mensaje a los que quieren ser escritores, es que lean. Eso es fundamental, que lean, lean y vuelvan a leer. Relean y que lean lo último del movimiento, a los salvadoreños fantásticos, a los centroamericanos; pero que no se olviden de los clásicos. Que nunca los olviden. Eso les va a abrir puertas.

Es fundamental conocer la historia?

Por supuesto. Conocer la historio de su país.

Cada texto de un escritor es un aporte a la historia de cada pueblo?

Así es. Claro que sí. Yo quiero que hayan muchos novelistas, y que después de la masacre de Izalco sigan escribiendo y contándolo. Hay que rescatar nuestra historia, no dejarla olvidada. El otro día alguien me decía: que era de mal gusto que en la capilla de los Jesuitas estuvieran unos dibujos muy tremendos. Yo no creo que sea así, porque tenemos que rescatar nuestra historia.

Reencontrarnos con el pasado debe ser constante?

No hay que tenerle miedo al pasado, al contrario.




*Claribel Alegría nació en Estelí, Nicaragua, en 1924. Desde muy niña vivió en El Salvador. Ha publicado una veintena de libros de poesía y narrativa así como testimonios históricos en colaboración con su marido, Darwin J. Flakoll. Entre estos últimos destacan Fuga de Canto Grande (1992) y Somoza: Expediente cerrado (1993).

No hay comentarios: