18 may. 2008

Contradicciones del candidato oficial

Por: Iván Escobar

Las voces electorales y publicaciones periodísticas, de los últimos días, han dejado en claro una serie de contradicciones del candidato oficial a la presidencia y su partido político.

Este fin de semana la prensa local publicó declaraciones en las cuales el ex director de la Policía Nacional Civil, Rodrigo Ávila, asegura que no hay problema con las relaciones comerciales con la República de China Continental, algo que en el partido oficial no es del todo asimilada.

De hecho, la actual vicepresidenta de la República, y ex aspirante a la candidatura presidencial en ARENA, durante el proceso interno lo dijo y no fue bien visto. Sin embargo, el candadito ahora lo dice. Habrá que ver la reacción que generan estos comentarios en el interior de ARENA.

ees importante señalar que en el país hay empresariosprominentes que mantienen lazos comerciales con el gigante asiático desde hace mucho tiempo, sin importar la diferencia ideológica. No obstante, a nivel diplomático la idea aún no es asimilada.

Las encuestas

Las encuestas que se continuan publicando en un rotativo local siguen revelando el aumento en la preferencia electoral y simpatía hacia el principal partido de oposición, el FMLN.

Y es que ARENA, pese a que su candidato mantiene una intensa campaña de contacto con la gente en los cantones y municipios de Ahuchapán –que por cierto ya lleva más de dos semanas-, no logra convencer a los salvadoreños.

De hecho, hace una semana, en esta capital, se desarrolló un evento con empresarios locales que están agremiados a la principal asociación empresarial del país. El evento no pasó de ser una exposición de sus planes por preservar las libertades en El Salvador, "que por 18 años ha preservado ARENA", las cuales, de entrada, cansaron a uno que otro invitado de los casi 40 que se encontraban reunidos en un hotel capitalino.

Es más, el presidente de una asociación de radiodifusores locales se retiró minutos antes del evento, tras advertirle al candidato presidencial, que “tenía que ir a trabajar” a uno de sus programas televisivos. ¡Será tan trillado el mensaje que algunos prefieren seguir con sus sueños?

No hay comentarios: