4 abr. 2008

TLC lleva a dos posibilidades: Dictadura militar o Rebelión

ENTREVISTA A HEINZ DIETERICH


(*)
Por: Iván Escobar








El Salvador, al igual que sus vecinos de la región Centroamericana no tendrían beneficios directos con la consolidación de un Tratado de Libre Comercio (TLC), entre los países del área y la potencia económica más grande en el mundo, los Estados Unidos (EE.UU.), según Heinz Dieterich, economista alemán y analista de los procesos de resistencia latinoamericanos.

En el marco de la tercera ronda de negociaciones entre EE.UU. y los gobiernos de la región, de cara a un TLC, Dieterich visitó esta semana el país, para participar en distintas actividades preparadas por organizaciones sociales que se oponen Tratado de Libre Comercio, y conocer de cerca sus puntos de vista en torno a esta temática.

Dieterich, junto a Noam Chomsky y James Petras, retoman desde la postura de la resistencia la creación de nuevas propuestas de organización económica mundial.

P: ¿Qué significa un TLC con EE.UU. y los países de la región Centroamericana, así como la apertura del mercado con el resto de Latinoamérica?

Heinz Dieterich (HD): El Tratado de Libre Comercio, es un tratado para grandes inversionistas y para grandes empresas. Por eso EE.UU. lo promueve, por que sus transnacionales son las más fuertes del mundo, sus bancos, producción de automóviles, de aviones y le conviene poder exportar a todo el mundo. La pregunta que hay que hacerse es ¿cuántas transnacionales tiene El Salvador, qué carros salvadoreños vas a exportar, cuántos aviones van a vender a EE.UU., cuántos cohetes espaciales, cuántos software, cuántos transnacionales? Ah! tú no tienes transnacionales. ¿Entonces, para qué quieres el acceso al mercado de EE.UU.? Es decir, quizá unas 50 mil familias de grandes importadores, heredaron tres grandes mercados de dinero o de algún producto y sí se benefician con el TLC, pero qué pasa con el pequeño campesino. El pequeño campesino que produce maíz, no puede competir con el maíz que viene de EE.UU. en gigantescas proporciones, y lo que es más importante, subsidiado por el Estado. Cada año el gobierno de Washington le da más de $20 millones en subsidios al sector agrario, hay montones de pequeños campesinos de EE.UU. que no viven de la tierra, sino de la renta del Estado; porque le da hasta $50 mil al año y por eso la tortilla de maíz aquí va a costar un 30%, que la tortilla que hace el campesino salvadoreño y se va a quebrar.

P: ¿ Un Ejemplo de esta situación?

HD: Tú lo ves en México, los campesinos en el centro de México producen frijoles y este año, han decidido no levantar la cosecha, porque el frijol importado de EE.UU. cuesta el 30% de lo que ellos pueden producir. Este año México importa 14 millones de toneladas de granos. Entonces, el TLC es para los grandes que son muy pocos y a los pequeños campesinos, el pequeño y mediano empresario lo quiebra, destruye las clases sociales básicas de la sociedad Latinoamericana ¿Qué van a hacer con eso?, porque aquí no hay industria para absorber esa mano de obra, no hay servicios, entonces, esa gente no tiene ningún futuro, para estas clases sociales, es cuestión de vida o muerte, literalmente.

P: ¿Qué trasfondo puede existir, para que EE.UU. esté interesado en expandir el libre comercio en las Américas, sino se tendrían beneficios concretos para los sectores que promueven que se lograrán desarrollar?

HD: Bueno. EE.UU. tiene que ampliar sus mercados, porque la productividad de trabajo aumenta constantemente y entonces hace lo siguiente; en los sectores en donde ellos no pueden competir son proteccionistas. Por ejemplo: los brasileños no pueden exportar libremente sus zapatos a EE.UU., porque la industria estadounidense se quebraría; México, no puede exportar libremente la caña de azúcar, porque se quebraría la estadounidense; la industria cítrica de la Florida, no permite la introducción libre de la naranja del Brasil, porque no pueden competir. Entonces, donde no pueden competir tienen sus aranceles para proteger la gente que es improductiva en su propio Estado y donde tiene una ventaja tecnológica o de capital, imponen a fuerza el Libre Comercio, destruyendo lo poco que nosotros tenemos. Otro ejemplo, Brasil tiene 160 millones de ciudadanos, y se puede decir que la gente es pobre y no va a consumir mucho, que la riqueza esta concentrada, y tú tienes 15 millones de ricos, tiene un mercado que es superior al de Suiza, de gente que puede comprar 'Channel' o 'Mercedes Benz', entonces, cualquier pequeña isla de prosperidad y venta que pueden tener la compran, pero accesan a través del libre comercio, entonces, las ventajas son absolutamente unilaterales para ellos y para nadie más.

P: ¿Qué pasa cuando la izquierda en América Latina empieza a tomar relevancia, por ejemplo los casos concretos de Brasil, Ecuador y Venezuela, donde la oposición está gobernando? ¿Cómo afecta esto a los intereses de EE.UU. en la expansión de estos proyectos?

HD: Esto afecta grandemente. Para darte un ejemplo, el mercado mundial de aviones está repartido en 'Airbus', de Europa y la 'Boeing' de EE.UU., pero en Brasil hay una tercera empresa, que produce aviones de medio alcance, tiene toda la tecnología, que si fuera un país de primer mundo sería la tercer potencia mundial, si tu haces un mercado protegido Latinoamericano, a través del Mercosur, lo amplías con Centroamérica, con Ecuador, Bolivia, Venezuela y tu compras, aviones a la empresa brasileña, tendrías la misma potencia que 'Airbus' y 'Boeing', y las otras dos dejarían de vender, y como no tienen la competencia, tienen que impedir que haya industria de excelencia en nuestros países; lo mismo como el Petróleo, si juntamos 'PDVSA', de Venezuela, con la petrolera de Brasil, tiene una potencia mundial energética, y la física nuclear de Brasil iría hasta el nivel de primer mundo. Por tanto, para impedir que nosotros les hagamos sombra y competencia, destruyen nuestras industrias de excelencia, porque ese monopolio, es la clave de su riqueza.

P: ¿Cómo deben actuar los gobiernos de Latinoamérica frente a estas políticas, que en cierta medida ya han dicho que sí están buenas, hay negociaciones, como en el caso de El Salvador?

HD: Bueno. Los gobiernos por el mandato electoral, están obligados a respetar los intereses de la gente y de la nación, pero sucede lo mismo que en la guerra de Irak, el 90% de la gente en España están en contra de la guerra, el gobierno simplemente se hace de oídos sordos y la apoya; lo mismo en el TLC, cualquiera que sabe un poco de economía entiende que esto es la destrucción del pequeño campesino, del pequeño empresario, el trabajador industrializado, es decir, el 99% de la población no tiene ningún beneficio, esto quiere decir que ese gobierno que hace el TLC, es un gobierno vendepatria, vende al país y vende a la gente, y es un gobierno que falta frente a la gente a la verdad. Porque si la única solución que tenemos es integrarnos en un bloque Suramericano y no lo hace, entonces lo que está en el mejor interés del país, por lo tanto, de hecho es una traición a su mandato constitucional.

P: En el caso de la crisis en Venezuela, ¿cuál considera usted que ha sido su origen, el supuesto populismo de Hugo Chávez o este tipo de situaciones que minan a los gobiernos de oposición?

HD: No. Lo que sucede con ese tipo de gobierno neoliberal, no sólo son gobiernos vendepatria, sino son gobiernos muy corruptos e ineficientes, muchas veces represivos, y al final la gente dice basta y quiere un cambio; y por lo tanto, cuando los militares patrióticos se levantan, el pueblo dice mejor vayamos con ellos, que con esos corruptos; entonces, esta es la cosecha, que cosecharon por su falta de veracidad en el gobierno y su ineficiencia. Cuando Hugo Chávez llega por las elecciones, democráticamente al gobierno piensan en el gobierno por los métodos habituales de corrupción, de chantaje. Vamos a lograr que eso rompa las reglas del juego, que no haga la reforma agraria, que no obligue a los ricos a pagar impuestos, que la justicia sea para todos, y cuando Hugo Chávez dice,... Va en serio… Dicen, nos equivocamos, te sacamos del orden, hacen el golpe militar del 11 de abril, después el golpe petrolero y ahora siguen con la desestabilización de tipo Allende, que hicieron en Chile.

P: ¿Qué futuro tienen los pueblos de Centroamérica, y toda la región de América Latina y sus gobiernos, con los TLC's?

HD: Los gobiernos Latinoamericanos no tienen ningún futuro con el TLC, porque el TLC va a empeorar la situación de la gente; porque se destruyen más lugares de trabajo, más fuga de capitales, más gente sale del campo, entonces va a ver más resistencia. Entonces el TLC lleva sólo a dos posibilidades o a la dictadura militar o a una rebelión generalizada que corra a esos gobiernos, como el de la Rúa (En Argentina), o (como pasó) en Ecuador.

P: ¿Cómo impactará la guerra contra Irak en este tipo de política de EE.UU.?

HD: La influencia de la guerra, es fundamental para la humanidad que EE.UU. no tenga una victoria fácil, la mayor cantidad de bajas posibles, el mayor tiempo posible para que la gente se concientice, porque si ese triunfo es fácil, van a salir envalentonados de su agresión, (por ejemplo) Ah, esto es muy fácil, lo vamos a repetir en Venezuela, que tiene mucho petróleo igual a Irak; entonces ese peligro es muy alto, es más alto todavía porque el ALCA, el Plan Colombia y la dolarización de hecho son mecanismos de anexión, en Irak lo tuvieron que hacer por la fuerza militar; pero, aquí ya trataron de hacerlo por lo mercantil, lo monetario y por lo militar en un país, pero si es necesario van a usar las fuerzas militares con mayor intensidad.

Por eso es tan importante para América Latina, que el precio político sea lo más alto posible que paga por su agresión en Irak.


* Esta entrevista fue publicada en Co Latino, y reproducida en Argenpress, en 04/04/03


No hay comentarios: