25 abr. 2013

La Casa Tomada una opción cultural en el corazón de San Salvador



Por: Iván Escobar

San Salvador es una ciudad pequeña, sucia, bulliciosa, pero sobre todo con personas muy creativas. Desde el vendedor de diarios que se las ingenia para preparar a buena madrugada su venta, hasta el profesional o estudiante que pasa por las zonas históricas sin mayor reparo.

El centro histórico ha sido punto de honor para todo funcionario municipal, sin embargo las obras siempre se limitan a la parte estética-ubana, es decir plazas comunes, que poco a poco han ido recobrando su majestuosidad.

Sin embargo, en raras o pocas veces los capitalinos logramos tener un contacto con ese San Salvador de ayer, esa ciudad que aún despierta sueños entre nuestros padres y abuelos. Incluso muchos hoy en día, viejas y nuevas generaciones prefieren mejor visitar los grandes “templos del consumismo” (centros comerciales) y no una galería de arte, escuchar poesía o enseñar a sus hijos que las expresiones del arte también son parte del conocimiento.

Recientemente conocí el proyecto “La Casa Tomada del Centro”, una antigua casa –no digo vieja -. Invitado por un colectivo de amigas y amigos que promueven la cultura gótica en el país, llegue a la casa, ubicada frente a un supermercado que está a un costado del Parque San José, y en la cual se vive el arte en todos sus rincones.

La zona debo decir que lo frecuento diariamente. Incluso el espacio en que se encuentra la casa hay una de las pocas ventas de libros usados que aún queda en esta zona, lo había visitado en busca de un buen libro, en el pasado.

Sin duda las antiguas casas, muchas de ellas de inicios del siglo pasado, que han sobrevivido a terremotos, incendios y diversas situaciones en San Salvador, guardan muchas historias y sobre todo son parte de ese ayer.

Obed Alfaro, uno de los integrantes del colectivo de la Casa Tomada me comenta que desde noviembre de 2012, iniciaron la propuesta cultural y hoy en día “La Casa Tomada del Centro” fomenta el arte y la cultura entre las personas de la zona, en niños y jóvenes que reciben clases de inglés, dibujo, pintura, en fin diversas disciplinas.

Entre bares y libros

El espacio de la vivienda es pequeño, y carece de mantenimiento. Eso se percibe en el deterioro de paredes y techos, muchos de ellos datan de tiempos remotos.

La vivienda construida en bahareque, con maderas y columnas, lamina troquelada, escalinata antigua, deja a la vista una histórica infraestructura.

Sin duda su valor histórico es inmenso, sobre todo hoy en día en pleno centro capitalino. Ubicada en medio de dos bares en pleno San Salvador, desde los cuales resuenan estrepitosamente el reggaeton y la música de los “Temerarios”, hora tras horas, La Casa Tomada, se abre paso con jóvenes artistas, poetas, músicos, escritores, escultores, que quieren hacer arte, compartir el arte con el salvadoreño y la salvadoreña de a pie.

Uno de los objetivos del colectivo, como lo expresan en su fanpage de Facebook, es ser: “un espacio donde el arte se puede ver, escuchar, saborear, oler y palpar. Tomate la casa con nosotros”.

Sin duda La Casa Tomada, hoy en día está alimentando al ser humano. Al niño, a la niña, a los jóvenes que a pesar de estar en un centro de la ciudad convulsionado, desordenado se interesan por las artes, por la cultura, por el teatro.

El espacio hoy en día está amenazado a desaparecer. A inicios de esta semana los responsables del proyecto informaron que la antigua estructura será desalojada y demolida, lo cual daría paso a la pérdida de un espacio que por ahora está ayudando a muchos.

Insisto hoy en día pocos son los espacios para hacer arte, para compartir arte, para vivir el arte. Hay que reflexionar que país queremos, lleno de cultura y conocimiento o zonas inseguras. Y como decía Alberto Masferrer en sus obras que a veces nos dejamos ir por los placeres mundanos y no nos interesamos por aprender, por asimilar conocimiento. 
Interior de la vivienda. Foto de: Iván Escobar

El lugar es un espacio para el arte. Foto de: Iván Escobar

La vivienda de bahareque data de inicios del siglo pasado. Foto de: Iván Escobar

El arte se respira en todas partes. Foto de: Iván Escobar

Tejado. Foto de: Iván Escobar

Es fácil expresar arte en La Casa Tomada. Foto de: Iván Escobar

Los artistas piden libertad. Foto de: Iván Escobar

Hay expresiones de todo nivel. Foto de: Iván Escobar

El arte no tiene límite. Foto de: Iván Escobar

No hay comentarios: