9 sept. 2011

El Salvador no cabe en Centro América

Foto tomada de internet.


Por: Iván Escobar

No suelo hablar del deporte, y mucho menos escribir de de alguna disciplina, me considero un impertinente opinando al respecto, pero la ola de comentarios a favor de la selección salvadoreña de playa, me ha llamado la atención luego que derrotara a Italia, en el mundial de playa.

La alegria se ha visto en las calles, noticieros, profesionales de todas las ramas y hasta el ama de casa más humilde, celebró ayer el gane de la selección nacional, que ha logrado hacer mucho más que la selección nacional de fútbol.

Los apoyos en las redes sociales no han sido la excepción, miles han enviado mensajes saludando y orgullosos de ser salvadoreños de corazón.

La mañana ha iniciado igual, ediciones de noticieros tanto de radio y televisión no terminan de decir "somos salvadoreños y derrotamos a Italia". La prensa escrita trae hoy las mejores crónicas a favor.
En las calles continúa el sentimiento de triunto. "Ya nos podemos sentir orgullosos", le decía un taxista hoy mientras compraba un café en plena vía pública.

Políticos no se quedaron atrás, la Sesión Plenaria de este jueves, se vio detenida por minutos, cuando se conoció del triunfo. La diputada arenera Milena Calderón de Escalón, de la Comisión de Hacienda, detuvo la lectura del dictamen de concesión del Puerto de La Unión, para enviar un saludo a los nacionales. Mientras periodistas y políticos, así como personal del congreso no salían de su asombro.

Hoy todos están con la selección, unos hablan que por ser los jugadores pescadores, se les compren lanchas, y se les dé facilidad para hacer una cooperativa, que les permita trabajar a futuro. Unos hablan de hacerles casas, en el congreso diputados se comprometen ir a traerlos al Aeropuerto cuando regrese la selección, hasta otorgarles un reconocimiento especial.

Mi opinión personal, es que es fantastico el triunfo, y sobretodo el desempeño que la selección de playa –y aclaro no soy fanatico ni mucho menos expertos, sino un mortal ciudadano- ha mostrado en este mundial y otros campeonatos regionales pasados.

Sin embargo, da pena que un pueblo conozca o reconozca el esfuerzo de salvadoreños, humildes y trabajadores, cuando están a miles de kilómetros de nuestras tierras.

Por qué el gobierno, autoridades, políticos, dirigentes, etc., etc. no trabajan desde siempre por esa juventud, por todos esos talentos regados por este pequeño país, que por hoy no cabe en centroamérica, de la emoción y desea estar mejor en Europa. Pero acá se aplica, el refran: "Nadie es profesta en su tierra".

Esperamos que así como hoy 7 millones –así dice el censo- de salvadoreños y salvadoreñas, trabajemos por hacer valer nuestros valores, y no imitemos otras culturas, y situaciones. O en peor de los casos idolatremos extranjeros, que al final sólo llegan a llenar sus bolsillos.

Una cosa que me alegra en todo esto, es que por un momento El Salvador, ha olvidado los crimenes salvajes que se dan todos los días, y que las autoridades de seguridad quieren negar. Por un día, los buseros no nos quitaron la vida, los ladrones se calmaron, los políticos se abrazaron, en fin la sociedad por un partido ganado logró convivir en paz.

Un ejemplo de que somos personas que a pesar de diferencias, si nos unimos por un objetivo triunfamos. Apliquémos este ejercicio en nuestro diario vivir y llegaremos grande, no sólo en fútbol de playa, sino en todas nuestras acciones como sociedad.

No hay comentarios: