20 may. 2011

Una crónica del centro histórico y la infidelidad

Momentos en que la esposa sorprende a su marido con amante. 
Foto Ricardo Chicas Segura

Por: Iván Escobar

Caminando entre las ventas, mientras el sol cae sobre mi espalda rumbo al oriente de la capital hasta la plaza Cívica, me encuentro con diversidad de personajes. Muchos de ellos los suelo ver cada tarde o semana que deambulo por estas aceras invadidas de ventas informales, esquivando vehículos en tramos de calle y a la expectativa de los “tamales” –amigos de lo ajeno-.
El relato que a continuación comparto no tiene nada que ver con las historia de nuestro centro de la capital. Pero sí mucho con la cotidianidad del Centro Histórico de nuestra querida capital.
Al concluir una cobertura con el colega fotoperiodista Ricardo Segura, decidimos caminar sobre la Avenida España, en las cercanías de la Catedral Metropolitana. Le he pedido al colega que me diga dónde podía comprar un artículo para mi bolso.
Ya en marcha, Segura va con su cámara lista para capturar cualquier imagen que se le atraviese como acostumbra hacerlo, nos encontramos a tres personas: dos mujeres y un hombre.
La escena parece normal, propia de nuestra cotidianidad. Sin embargo, la imagen pasiva de pronto se volvió violenta ante nuestros ojos. Segura tomó su cámara y comenzó a disparar.
"Así te quería encontrar desgraciado", expresó una mujer. A un hombre y su acompañante.
Mientras, los insultos, arañazos, golpes y gritos se intensificaron. Logré apartarme, mientras el pleito en plena vía pública dejaba al descubierto la infidelidad de un hombre. Que de la mano de su amante se encontró entre la gente a su esposa.
La mujer indignada y con fuerza logró dejar sola a su rival. Mientras, el hombre intentaba esconder su rostro del flash de la cámara de Segura y de la mirada atónica de muchas personas que de acera a acera o desde los automóviles en ruta presenciaron la escena.
¡¡Lléveselo!! Se escuchaba a lo lejos, mientras el trío forcejeaba.
Continuamos nuestra ruta. Comentando que en la vida muchas veces la gente se la complica porque quiere.
Aunque al final comprendí que es parte de la cotidianidad de nuestra ciudad. El diario vivir del San Salvador de hoy. Perdido entre ventas informales y parejas infieles que pecan en plena luz del día, sin esperar ser sorprendidos por la esposa o la amante.

Las mujeres disputandose al hombre. 
Foto Ricardo Chicas Segura



No hay comentarios: