28 jul. 2010

“La OEA y la ONU no tienen mecanismos para evitar golpes de Estado”: Xiomara de Zelaya




Iván Escobar/Daniel Trujillo
(*)

La gran reflexión que hace la exprimera dama de Honduras, Xiomara de Zelaya, después del Golpe de Estado ocurrido en su país hace más de un año, es que las organizaciones regionales y supranacionales todavía no son capaces de evitar un Golpe de Estado. “En cualquier parte del mundo este tipo de acciones vulneran la democracia de la sociedad”, dijo.

Durante una entrevista concedida a algunos medios de comunicación en su visita que desarrolla en el país, la esposa del ex presidente hondureño, Manuel Zelaya, criticó fuertemente el tibio papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la misma Organización de la Naciones Unidas (ONU), porque no actuaron como deberían, ante la ruptura de orden constitucional el pasado 28 de junio de 2009, cuando fue derrocado el presidente de esta nación centroamericana, en pleno siglo XXI por sectores radicales de derecha y militares de esa nación.

« Ni la OEA y ni siquiera Naciones Unidas, tienen los mecanismos necesarios para poder contrarrestar que en el siglo XXI retornen estas prácticas (Golpes de Estado). Estamos dando un mensaje muy peligroso a América Latina y al mundo, de que pueden retornar los gobiernos militares y que puede retornar la violencia, la persecución y la impunidad a nuestros países», aseguró de Zelaya.

La esposa del ex mandatario afirmó que mientras las organizaciones no sienten un precedente en contra de los golpes de Estado, las democracias de Centroamérica y Latinoamérica corren peligro y se vuelven vulnerables.

Y el peligro en el istmo está a la vuelta de la esquina, según De Zelaya. En Honduras la persecución y la opresión hacia el pueblo de ese país continua, un año después del Golpe de Estado, con el gobierno hondureño ahora en manos de Porfirio Lobo.

Lobo ganó las elecciones de noviembre pasado, en medio de la crisis interna de esta nación y ante la resistencia de miles de hondureños que exigían el retorno de Zelaya al poder y restablecer el orden constitucional de la nación centroamericana.

La esposa de Zelaya sostiene que a más de un año del golpe, se han presentado nueve mil denuncias ante la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia de su país, por violaciones a los derechos humanos, “y ni una se ha investigado” criticó.

«¿Dónde están las personas enjuiciadas por la muerte de tantos hondureños durante los días después del golpe? Todo esto hace dar cuenta que no hay voluntad, que no es un gobierno de reconciliación, como dice llamarse», criticó la esposa de Manuel Zelaya.

Para ella, la reconciliación parte de acciones que reflejen voluntad política de solucionar las violaciones a los derechos humanos, como las muertes selectivas.

Ni un cambio

Xiomara de Zelaya aseguró que el gobierno de Porfirio Lobo no cambió en absoluto la situación de inestabilidad política y social de su país.

«La verdad es que no ha cambiado nada, lo que se cambió es la cabeza de la Presidencia de la República ; sigue el mismo Fiscal, sigue la misma Corte, sigue la misma estructura y los miembros del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas, que en ese entonces fueron los que ejecutaron el Golpe; ellos están en posiciones del gobierno del Presidente Lobo», subrayó la exprimera dama de Honduras.

Precisamente eso hace que el ex presidente Zelaya no retorne a su país, porque no existe ni una garantía de no ser perseguido.

De hecho la familia de Zelaya está exiliada desde el año pasado en República Dominicana, país desde donde mantiene su lucha férrea porque a su pueblo se le devuelvan las garantías constitucionales que le fueron, según su esposa, arrebatadas con el Golpe de Estado y que vulnera la estabilidad democrática en la región centroamericana y el resto del continente americano.

Para que Zelaya regrese a su país de origen, el actual gobierno debe respetar los derechos humanos, que se le den a él y a más de 200 personas exiliadas garantías para vivir en Honduras, sin ningún peligro, y, que no exista impunidad y se aplique la justicia.

Por ahora Zelaya es un referente de la resistencia hondureña, incluso él, desde el exilio coordina el accionar de esta, lo cual, para la ex primera Dama, es importante, porque a pesar de que amplios sectores, en el pasado, fueron ajenos a la lucha social, la crisis del Golpe de Estado les permitió unificar criterios y fuerzas para exigir el restablecimiento de los derechos del pueblo hondureño.

“Después del golpe de Estado la resistencia ha tenido fuerza, pero el gobierno (actual) la ha desconocido… hay un cerco mediático, y nuestro único soporte ha sido la presión internacional”, enfatiza De Zelaya.

Por lo tanto, insiste en la necesidad de que se respeten las peticiones de Zelaya para lograr retornar a su país y gozar de protección, para luchar desde las entrañas de su nación frente a aquellos que la madrugada del 28 de junio de 2009, a punta de fusiles fue expulsado de su tierra y desquebrajó la frágil democracia de este pueblo.

“Deben garantizarse el retorno de la reconciliación y la paz… legar a la democracia. Son condiciones mínimas que se deben pedir para que nunca más se repitan estos actos”, enfatizó De Zelaya, quien considera que el dolor de su familia de tener que vivir fuera de su tierra y acechados por sectores que gozan de total impunidad luego del Golpe de Estado.

Mientras eso no suceda, tanto la exprimera dama como su esposo seguirán en el exilio en República Dominicana.

Situación que para ella y su familia «es muy dura» porque más de la mitad de su familia y su patrimonio está en Honduras.

Por ahora las visitas de la ex primera dama a su nación como ella misma las define “han sido esporádicas”, lo cual espera cambie a futuro, aunque no hay mucha confianza en los organismos internacionales que aunque en un inicio cuestionaron el Golpe de Estado, al final han dado muestras de avalar estos hechos que se han tolerado con los comicios presidenciales de noviembre y que al final se desarrollaron en medio de la principal crisis interna de esta nación.

La única esperanza por ahora de la familia Zelaya, esta en la resistencia hondureña que a más de un año sostiene la ex primera Dama, “se ha convertido en una fuerza importante en nuestro país… cada día la resistencia se fortalece... en Honduras siempre ha existido organizaciones, pero por primera vez surge estas organizaciones unidas con un fin: buscar la justicia y lograr las reivindicaciones del pueblo hondureño”, consideró.

(*)Tomado de Diario Co Latino

No hay comentarios: