31 jul. 2010

Cuando la profesión se vuelve una vocación


Por: Iván Escobar

Los periodistas muchas veces son criticados por estar presentes en todo, preguntar por todo, no tener escrúpulos para cubrir acontecimientos duros de una sociedad, más nunca se entiende que también son hombres y mujeres que enfrentan grandes necesidades, y muchos de ellos desarrollan la profesión con vocación.

Vocación viene del latín «vocatio», cuyo significado es «acción de llamar», algunas definiciones lo asimilan a la acción religiosa, sin embargo el ejercer periodismo se adapta en estos tiempos en El Salvador, ya que las condiciones en las cuales se desarrollan los profesionales de la prensa son precarias, pero impera el interés de estos por contribuir a tener una sociedad informada.

Y es que la vocación “es la inclinación a cualquier estado, carrera o profesión y para los religiosos, el término es la inspiración con que Dios llama a algún estado”, dice otra definición.

Muchos periodistas ejercen su labor más por vocación que por un interés material. Desde luego, son pocos, y muchos de ellos están fuera de la gran prensa.

“Yo creo que el mayor reto que tiene el gremio periodístico, es fusionar la vocación con la realidad, porque lamentablemente la realidad de los periodistas entre bajos salarios, medios de comunicación en manos de empresarios y otras limitantes, se vuelve un desafío cada día, donde es necesario sacar a flote los principios basados en el compromiso social”, opina Patricia Meza, periodista y coordinadora de prensa de Diario Co Latino.

Guillermo Mejía, periodista y profesor universitario, en su artículo Apuntes en el día del periodista salvadoreño, de julio 2010, publicado en la revista virtual Raíces, advierte que “La sociedad tiene, junto al gremio de periodistas, que sacar al buey de la barranca. Como hemos dicho en otras ocasiones, los problemas de la comunicación social no solo son de los periodistas, sino de la ciudadanía. Y esa es otra asignatura pendiente en nuestra sociedad, y obviamente, los medios y los políticos han colaborado en el hastío de la gente”.

Sin embargo, en los últimos años, los periodistas “han sido instrumentalizados”, muchas veces por los propietarios de los medios de comunicación, quienes al final persiguen un interés económico-empresarial sobre un interés profesional.

Por ello, el Sindicato de Periodistas y Similares de El Salvador (SINPESS), ve la necesidad de promover la gremilización, que por años ha sido vetada por las empresas periodísticas y que ha llevado a muchos a tener apatía, porque podría contribuir a impulsar una lucha en pro de la defensa de los derechos de los profesionales de la prensa.

Y es que para muchos las agresiones a la prensa o los periodistas se limitan a las físicas y verbales, y no ven que hay otro tipo de violaciones.

No es secreto que la gremialización en El Salvador es una mala palabra por ahora. Lo reflejan los registros del SINPESS o de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), cuyas estadísticas son inferiores en comparación con la población profesional.

Recientemente, en un foro organizado por SINPESS, que analizó la temática de los salarios en el país, demostraba que la realidad que enfrentan los periodistas actualmente es difícil.

Los profesionales muchas veces son despedidos de los medios y nadie les defiende; trabajan largas jornadas; no hay incentivos, entre otras situaciones que afectan el desarrollo de éstos. Se suma a la crisis, la falta de oportunidades para que se capaciten y puedan enfrentarse a las necesidades que plantea la profesión.

El Diario de Hoy, presenta en nota del 31 de julio de 2009: En el Día del Periodista: avances y graves retrocesos

“Los periodistas no sólo somos los ojos y los oídos de la gente, sino que prestamos un enorme servicio a los gobiernos al contarles lo que sus aduladores, sus argollas y sus prejuicios les callan. Cada medida que se va tomando, desde racionar el agua como política «social» hasta desmantelar la unidad antisecuestros y querer liberar asesinos, provoca reacciones en la gente y esas pueden llegar hasta las altas esferas del gobierno. El país está muy inquieto, se está perdiendo la confianza en forma acelerada, cada nombramiento causa asombro y los medios tienen que contarlo.”

A estos problemas se suman otras situaciones como los riesgos profesionales y afectación de la salud de los periodistas, los cuales se centran en el estrés, producto de largas horas laborales que desencadenan problemas de salud en los comunicadores.

Origen de la conmemoración

Cada 31 de julio se conmemora el Día del Periodista, en cumplimiento del Decreto número 380 aprobado por la Asamblea Legislativa en mayo de 1969.

A más de cuatro décadas de esa fecha, los periodistas deben reflexionar sobre el significado de esta fecha, no verlo desde la óptica de la celebración propiamente, “sino como la oportunidad para trabajar en una plataforma que lleve a los periodista a contar con mejores condiciones laborales”, coinciden miembros de la junta directiva del SINPESS.

El decreto aprobado por el congreso se dio a partir de retomar una fecha histórica, como fue la aparición por primera ocasión del Semanario Político Mercantil, considerado el primer periódico editado en el país, bajo la responsabilidad del prócer José Matías Delgado.

No hay comentarios: