28 abr. 2009

El trabajo científico debe realizarse con conciencia histórica y compromiso ético: Dieterich

La nueva guía científica de investigación


Por: Iván Escobar
(*)

La investigación científica es una tarea seria para aquel que la desarrolle, la misma debe realizarse con amplia “conciencia histórica y compromiso ético”, a fin de que los resultados sean favorables a la sociedad.
Esta es la valoración que hace Heinz Dieterich, un reconocido sociólogo, analista político alemán, y actualmente catedrático de la Universidad Autónoma de Metropolitana de México (UNAM); en su más reciente libro: “Nueva Guía para la investigación científica”.
El documento dirigido especialmente para el desarrollo de tesis e investigaciones académicas, es un texto que “ofrece un esquema didáctico, ameno y completo al investigador principiante y representa un llamado a la juventud crítica y científica latinoamericana”, precisa al autor.
Dieterich, en la introducción de la obra, destaca que “la elaboración de esta nueva guía está basada no solo en investigaciones propias, sino también en las experiencias pedagógicas y didácticas que he tenido durante los últimos veinte años de enseñanza de metodología científica en la Universidad Autónoma Metropolitana de la Ciudad de México”.
El autor precisa que el libro –que ya está a la venta, ver recuadro- busca dar respuestas a una sociedad, sobre determinadas situaciones; pero en particular ir formando una conciencia crítica en los jóvenes estudiantes, quienes desde sus aulas pueden impulsar investigaciones que vayan dando respuesta a los fenómenos de la sociedad a la que pertenecen.
“Una reflexión es necesaria para el estudiante latinoamericano. La actividad científica no se realiza en un espacio idílico del espíritu, sino dentro de sociedades jerárquicas, donde rigen relaciones sociales de dominación y de explotación”, explica.
Y añade que “…lo específico de América Latina en este sentido es que se trata de una región dependiente de los centros mundiales de poder, semejante, en muchos aspectos, a lo que fue la situación durante la colonia. Esta dependencia neocolonial determina no sólo los aspectos económicos y políticos de nuestra vida, sino también los científicos y culturales”.
El periodista Ricardo Martínez, en el prólogo del libro manifiesta que “en América Latina el ejercicio de la ciencia, en lo general, careció de plena libertad como se careció de libertad política y de libertad social, que en diversas formas y matices se manifestó durante la larga noche de los 500 años de dominación occidental, en sociedades dependientes, sin autodeterminación de los pueblos y con un saldo negativo de gobiernos autoritarios y dictaduras”.
En esta guía de investigación científica, tal y como dice su autor “ha sido escrita…con la intensión de encaminar al estudiante y aficionado de la manera más amena y provechosa hacia el quehacer científico”, expresa Dieterich.
El libro se divide en tres capítulos, el primero orientado a explicar el conocimiento científico, desde la explicación por el autor de la “ruta crítica de la investigación científica”; ¿Qué es el conocimiento científico? Y ¿Cómo estudiar un libro adecuadamente?.
En el segundo capítulo, titulado “El uso del método científico”; el autor explica de “forma sencilla” para el lector, con ejemplos y conceptos las fases del método como: planteamiento del problema, marco teórico, formulación de la hipótesis, contrastación de la hipótesis, y conclusiones y resultados.
Dieterich destaca en el tercer capítulo “El reporte de investigación”, específicamente en el tema de la introducción que “contrariamente a lo que el principiante podría pensar o lo que el término introducción parece indicar, la introducción del reporte (o de un libro) se escribe al final del trabajo”.
“De hecho, la introducción es, por lo general, un resumen o una sinopsis de todo el proceso de investigación. Su forma concreta depende del receptor para el cual se presenta el reporte…”, añade.
Lo que sí deja en claro Dieterich para sus lectores y la comunidad académica, es que “el estudiante debe de tener conciencia de que a su actividad científica tendrá siempre, quiere o no, una influencia social, económica o política y que el método científico constituye un poderoso medio de transformación de la realidad y del cambio social, que puede utilizarse de manera responsable y ética o irresponsable y no ética”.
Este libro se suma a sus obras que se han caracterizado por una crítica al neoliberalismo, además, se ha ganado el título de padre del socialismo del Siglo XXI, modelo de sistema que han impulsado países como Venezuela, Bolivia y Ecuador, los cuales según Dieterich, desde finales de los 90´s emprendieron una serie de transformaciones sociales –Venezuela en 1998, al primer gane de Chávez- y que han permitido dar paso en la actualidad a la mayor cantidad de gobiernos de corte progresista en el continente Latinoamericano.
“Hoy, asistimos a una etapa de creación y socialización de conocimientos científicos que podrían ser expresión de soberanía e independencia de nuestros pueblos en busca de su bienestar”, precisa Martínez, en el nuevo libro de Dieterich.
El autor recalca aspectos como el hecho de que el investigador “…sí tiene cierta libertad individual y donde su conciencia ética y cultural juega un papel importante en cuanto a las consecuencias de su quehacer, es en la selección del tema de investigación”.
Dieterich asegura que “el hecho, de que una sociedad logre organizarse de tal forma, que sus supermercados estén siete días a la semana abiertos – y algunos las 24 horas- para el consumo mercantil, mientras que la formación mental y preparación científica y artística de la juventud está limitada a cinco días, es un indicador deprimente de la jerarquía de valores que la rigen”, precisa en el nuevo libro.


(*)Periodista

No hay comentarios: