4 abr. 2009

C.A. debe integrarse como región: Heinz Dieterich

Heinz Dieterich.
Heinz Dieterich.


Por:Iván Escobar

“Los intereses de un país pequeño sólo pueden defenderse a nivel regional”, es la opinión de Heinz Dieterich, sociólogo y analista político alemán.

Dieterich, además, considera necesario aprovechar la coyuntura internacional que a la fecha ha llevado a la gran potencia económica, Estados Unidos “a replantear su política exterior”.

“EL cambio de gobierno en Estados Unidos significa un viraje en algunos aspectos de la política de Estados Unidos, no porque de golpe hayan decidido ser democráticos, sino, porque la crisis del país, que ha sido creada por el gobierno terrorista e inepto de (George) Bush, es tal que necesita este país una alianza o apoyo de otros gobiernos”, analizó el también conocido como el “padre” del Socialismo del Siglo XXI.

De ahí ve la necesidad de que los países de la región centroamericana trabajen en bloque para sus propios intereses, en este reacomodo de política exterior en el mundo, que podría, además, permitirle a Centro América, enfrentarse a los grandes desafíos.

Para Dieterich, las peticiones que el gobierno estadounidense de Barack Obama, para que la República Popular de China mantenga su interés en la compra de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos, son señales claras.

“Hillary Clinton, hace cuatro semanas, cuando estuvo en Beijing, dijo descaradamente que esperaba que China siguiera comprando los bonos del tesoro de Estados Unidos, en otras palabras que esperaba que China le preste dinero a Estados Unidos”, indicó el teórico de izquierda alemán.

Pero, Washington, añade Dieterich, no sólo está modificando su actuación en el mundo en el ámbito económico, sino en históricos conflictos que ha heredado de pasadas administraciones con diversas naciones.

“Hay varios conflictos con países como Corea del Norte, Paquistán, Afganistán… Estados Unidos necesita la ayuda de China, de Rusia, en muchos aspectos. Y eso obliga a Obama a hacer una política algo diferente a la de Bush”, precisó.

Aunque, reiteró que “en los intereses vitales de Washington no van a ceder, por eso, en este momento Paquistán y Corea del Norte seguirán siendo las preocupaciones principales de la política exterior, entonces (esto) es una gran oportunidad para América Latina de aprovechar esa debilidad de Estados Unidos, en avanzan en la integración de la patria grande”.

Dieterich, quien ha sido un crítico de las políticas de Washington, en los últimos años, y en particular de la administración del ex presidente Bush, cree que la gran potencia norteamericana está en un momento que depende muchos para sobrevivir, de ahí que plantea la urgencia a las naciones centroamericanas de trabajar en bloque para alcanzar su desarrollo de lo contrario toda lucha no tendría sentido. “La economía de mercado capitalista no resuelve hoy los problemas económicos”, reiteró.

“Hay que tratar de buscar alguna forma de coexistencia con Washington, tal y como planteó (el presidente de Brasil) Lula, que no se quiere enemistar con Estados Unidos, pero tampoco ya no se acepta la doctrina Monroe, y con todo creo que el gobierno de Obama, es mejor para América Latina que lo que era el terrorista Bush”, puntualizó.

La Doctrina Monroe sintetizada en la frase “América para los americanos”, fue elaborada por John Quincy Adams y atribuida a James Monroe en el año 1823 y anunciada el 2 de diciembre del mismo año. Dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de que los Estados Unidos no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América.

Al comienzo del siglo XX, Estados Unidos afirmó su Doctrina del «Destino Manifiesto» y el presidente Theodore Roosevelt emitió el Corolario de 1904 (Corolario Roosevelt) afirmando que, si un país americano situado bajo la influencia de los EE.UU., amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el gobierno de EE.UU. estaba obligado a intervenir en los asuntos internos del país «desquiciado» para reordenarlo, restableciendo los derechos y el patrimonio de su ciudadanía y sus empresas. Este corolario supuso, en realidad, una carta blanca para la intervención de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Dieterich opina que ante el escenario en el continente americano, a partir de los triunfos de gobiernos progresistas, da una oportunidad para sobreponer los intereses de las naciones.

“Esta es una oportunidad histórica que no hemos tenido desde la Independencia de factores básicos, en primer lugar hoy hay una mayoría de gobiernos progresistas no sólo en sur América, sino en Centroamérica, esto es insólito; en segundo lugar tenemos un considerable debilitamiento de Estados Unidos en su capacidad de imponer a la fuerza la doctrina Monroe”, puntualizó.

No hay comentarios: