23 dic. 2008

Mi Ruta del Migrante

Iván Esocbar
Texto y Fotos


En esta oportunidad quiero compartir algunas de las imagenes que tome durante un viaje a la zona sur de México, tierra constantemente transitada por hermanos centroamericanos que luchan incasablemente por llegar a los Estados Unidos, y ser parte del Sueño Americano, un sueño que en la mayoría de veces se vuelve una verdadera pesadilla y para otros la muerte.

Las imagenes que se preswentan son de la Frontera Guatemala México, Tapachula, Ciudad Hidalgo y Arriaga, municipios del Estado de Chiapas, México.



Una familia prepara una pequeña balsa, en río Suchiate,
frontera Guatemala-México.


La antigua estación en Ciudad Hidalgo, ha quedado
desierta de migrantes, a causa del paso de Stan, que daño la red ferroviaria.

El Río Suchiate, que divide a Guatemala de México, es uno de los
puntos de paso de migrantes centroamericanos.

El Suchiate, es un paso de mercaderia e ilegales, casi en las
narices de las autoridades migratorias de ambos países.

Al fondo Tecun Umán zona de concentración de migrantes
centroamericanos, y un punto de riesgo durante su paso.


Las balsas alquiladas por los "Chalanes" van y vienen,
en la frontera guatemalteca-mexicana.

La "Bestía" como se le conoce al tren, por los migrantes. Estación de Arriaga.

Douglas Martínez, un salvadoreño que intentaba llegar a los Estados Unidos,
durante una breve estación de casi una semana en Arriaga.

Mientras el tren no sale en Arriaga, los migrantes el cansancio los vence
y duermen por varias horas en los rieles del ferrocaril.

Wilson Espinosa y Juan Carlos Puvil, originarios de Chalatenango
y Santa Ana, respectivamente antes de partir en su viaje.
Permanecieron cerca de 8 días en Arriaga, esperando el tren.

Dos hondureños aguardan en Arriaga que el tren mexicano salga,
el primero de varios que los llevará al D.F.


La incertidumbre y emosión se apodera de los migrantes al escuchar
la maquinaria que inicia su recorrido. Muchos desconocen el peligro
que se corre al abordarlo de la forma que lo hacen.

Amontonados los migrantes en su mayoría centroamericanos
buscan los vagones "más seguros" para el viaje.
El tren es uno de los puntos de asalto.

Los migrantes se frustan al ver que el tren pasa y no logran subir.
Aunque muchos no pierden la esperanza.


De inmediate retoman fuerzas y reunen fuerzas de nuevo.


Los vagones del tren son los testigos fieles de muchas historias.

Un atardecer en Arriaga a pocos minutos para que salga el tren,
muchos aguardan con incertidumbre.


No hay comentarios: