24 oct. 2007

"Fui despedido por no guardar silencio ante la CIDH": David Morales


Por:Iván Escobar
Tomado de: Diario Co Latino
Miércoles, 24 de Octubre de 2007 / 13:02 h



El abogado David Morales, quien llevaba el caso Monseñor Oscar Arnulfo Romero, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y quien fuera despedido de Tutela Legal del Arzobispado, deslegitimó los señalamientos en su contra y los motivos de su despido.

La semana pasada Morales fue despedido de Tutela Legal, luego de la audiencia en Estados Unidos, entre el Estado salvadoreño y representantes de la iglesia católica salvadoreña, donde se abordó el tema de las recomendaciones hechas por el organismo regional, desde el año 2000.

La razón del despido considera Morales, fue "no haber guardado silencio ante la CIDH".

"El 10 de octubre comparecí en la ciudad de Washington, DC, como parte de la delegación de peticionarios (Tutela Legal y CEJIL) en la etapa de seguimiento de recomendaciones de la CIDH sobre los incumplimientos del Estado en el caso del magnicidio de Monseñor Romero", recordó Morales.

Morales agregó que "la audiencia fue programada por la CIDH a petición de Tutela Legal y CEJIL, luego que en reunión de trabajo el 19 de julio de 2007, el Estado de El Salvador negara su responsabilidad… y rechazara cumplir con las recomendaciones de la comisión, así como dialogar sobre una propuesta de reparaciones presentada por las instituciones peticionarias.

La anterior situación colocó al Estado en franca posición de desacato ante la CIDH", afirmó.

Mientras se celebra la Audiencia promovida por la CIDH, se conoció que el Gobierno y la cúpula de la iglesia católica mantenían un diálogo, precisamente para impedir no solo el cumplimiento de las recomendaciones del organismo interamericano, sino, suspender el proceso relacionado con Monseñor Romero.

El profesional del derecho dijo que desde este punto, cuando el Estado entra en desacato con la CIDH, todo proceso posterior, como el recién iniciado diálogo entre representantes de la Iglesia Católica y el Gobierno, no tiene ninguna validez legal.

A excepción de que en este proceso, estuviera como institución garante del mismo, la CIDH.

Morales recordó que toda recomendación que emana de la CIDH "representa una autoridad internacional de la cual El Salvador ha sido parte de su creación", aclaró.

La CIDH, tal y como dijo Monseñor Sáenz Lacalle, el pasado fin de semana, recomendó realizar una investigación judicial completa, imparcial y efectiva; reparar todas las consecuencias de las violaciones; y adecuar su legislación interna a la Convención Americana, a fin de dejar sin efecto la Ley de Amnistía General.

El ex abogado de Tutela Legal, considera que la posición tomada por Sáenz Lacalle, el domingo, refleja "un cambio en su posición original", cuando se planteó entre el Gobierno y la iglesia, hace unas semanas, iniciar un "diálogo oscuro".

Morales fue despedido por "deslealtad laboral", a su juicio como parte de las acciones del Estado salvadoreño, que desde hace muchos años ha venido buscando la forma de que casos como el de Monseñor Romero y otros no lleguen a la CIDH.

El abogado brindó una conferencia de prensa, en la cual estuvieron presentes representantes de diversas organizaciones, comunidades de base, y representantes de la Comisión de Trabajo de Derechos Humanos Pro-Memoria Histórica de El Salvador, y en la cual exigieron un diálogo honesto y sobre la base de las recomendaciones de la CIDH.

No hay comentarios: