20 jul. 2007

En el mes del periodista

Por: Iván Escobar

Este mes se celebra el Día del Periodista salvadoreño, específicamente el 31 de julio, fecha en la cual muchos deberíamos utilizar para meditar sobre nuestra profesión. Desde este espacio quiero compartir algunas consideraciones en relación a los hechos que se han sucitado en este 2007, y paticularmente en este mes de julio, donde los comunicadores hemos sido el centro de mucha información que se ha generado a partir de la coyuntura nacional.
Desde luego el hecho más preocupante y que nuestro gremio debe repudiar grandemente, es la captura de la colega, María Haydée Chicas, periodista institucional de CRIPDES, y quien ahora si bien cuenta con una luz en el camino, para recuperar su libertad luego de su captura el pasado 2 de julio en Suchitoto, departamento de Cuscatlán; las autoridades gubernamentales continuarán procesándola bajo la figura de la Ley contra actos de Terrorismo.
Este tipo de situaciones son las que no debemos tolerar, y más cuando los periodistas somos en última instancia los más vulnerables. Esto ha quedado demostrado con el caso de la colega Chicas, pero quiero traer a otros casos que estan sufriendo otros colegas, como el caso de un periodista de radio en el oriente del país, que la semana pasada renunció a continuar en su labor, por una serie de amenazas que sufrieron miembros de su familia y su persona, y que hasta ahora según se ha informado no se tienen resultados concretos de investigaciones que permitan frenar este tipo de situaciones.
Y que hay del cierre del espacio informativo (TV) en el departamento de Morazán, una de las pocas opciones en el interior del paìs de la información periodística, honesta y responsable, que fue silenciada según sus propietarios, por su caracter crítico en la zona.
También no hay que olvidarse de los problemas que enfrentan diariamente los colegas de diferentes espacios informativos, donde batallan por sus derechos, y que son violentados en la mayoría de ocasiones por los propietarios de los medios de comunicación.
Es importante, por ello reflexionar sobre estos y muchos hechos que vivimos los periodistas y que muchas veces estas historias no se llegan a conocer pero que estan presentes y se pierden en la cobertura diaria, en las salas de redacción en medio de agotadoras jornadas laborales.
Reflexionemos colegas y compartamos experiencias que nos permitan conocernos más pero sobretodo luchar por defender nuestros derechos.

No hay comentarios: