18 abr. 2010

Los Planes de Renderos un lugar para disfrutar y relajarse

Un amanecer en La Puerta del Diablo,
es la mayor satisfacción para el visitante.


Por Iván Escobar

Texto y Fotos


Los Planes de Renderos, es un conjunto recreativo a partir de la combinación de la visión humana y los caprichos de la naturaleza, que pueden disfrutarse en todo su esplendor por nacionales y extranjeros.


Los capitalinos tienen la oportunidad de contactar con esta área ecológica, a pocos minutos de la capital y donde logran recrearse de un agradable clima, la naturaleza y diversión que brinda el Parque Balboa, y la emoción al dar una vuelta por “La Puerta del Diablo” o su mirador, son algunos de los atractivos locales.


Al tiempo de conseguir disfrutar de las tradicionales pupusas, elotes, riguas, atol de elote, y otras comidas típicas de la zona, que se ajustan con el clima frío y relajante, propio de las montañas salvadoreñas.


Los Planes de Renderos es un lugar turístico permanente, es decir no hace falta estar de vacaciones para darse una vuelta por su mirador y contemplar un atardecer a media semana o un fin de semana para relajarse y observar la metrópoli. O caminar entre el bosque del Parque Balboa, en invierno o verano y ser testigo de la belleza natural que aun se conserva al sur de la capital.


La flora en la zona es su principal atractivo.


La Puerta del Diablo sin duda es su principal atractivo, donde chicos y grandes, nacionales y extranjeros escalan sus montañas para ser parte de uno de los monumentos naturales de los salvadoreños.

La misma se ubica a 6 kilómetros del parque Balboa y se considera el punto más alto de San Salvador con una elevación de 1250 metros sobre el nivel del mar.

Desde su mirador natural puede disfrutarse del impresionante escenario que va desde la vista del volcán Chinchontepeque, de San Vicente; parte de la Costa del Pacífico, el Lago de Ilopango, y el conservador pueblo de Panchimalco, entre otros puntos.


Abajo el pueblo Panchimalco.

Datos históricos señalan que La Puerta del Diablo era una sola formación rocosa que se partió en tres durante la tormenta de San Dionisio en 1700. El nombre original de la roca era Cerro El Chulo, y desde que se partió en tres cada formación lleva el nombre de Chulo, Chulito (más pequeño al centro) y La Chula, se destaca en el portal www.turismo.com.sv

Y donde se añade que el nombre más común tiene varios orígenes, “el más certero una leyenda que dice que la única hija de la familia Renderos (antiguos dueños del área) era pretendida por un flamante caballero que no recibía la aprobación de la familia. Este caballero se vio en la necesidad de pactar con el demonio, para conseguir el amor de, la muchacha por lo que al consumarse el hechizo, se escuchó un fuerte estruendo que hizo que el cerro del chulo se partiera en tres”, apunta este sitio web.


El lugar es favorito para enamorados y parejas.

No hay comentarios: