16 mar. 2009

Funes nuevo presidente de El Salvador


Por Iván Escobar




Los vientos de cambios llegaron a El Salvador, después de muchas décadas de lucha popular e intentos de los sectores de izquierda, por gobernar esta nación centroamericana, este domingo 15 de marzo Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, fueron electos como presidente y vicepresidente de la República.




En una lucha política de más de 16 meses, Funes y su compañero de fórmula asi como el partido FMLN, al cual representaban enfrentaron lo que aseguran fue "una de las mayores campañas sucias" de parte de la derecha, representada en la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobierno la nación desde 1989.

Los salvadoreños consideran muchos cerraron en las urnas este domingo 15, un ciclo de luchas populares, que iniciaron desde la dictadura del general Maximiliano Hernández Martínez, quien ordenó la represión indígena de enero de 1932, cuya finalidad aseguró el gobiernante de esa época era derrotar la extensión del Comunismo en El Salvador.

Cabe destacar que a más de siete décadas de estos sucesos, la derecha salvadoreña mantuvo el discurso anticomunista, en la última campaña electoral, advirtiéndo a los salvadoreños que votar por el FMLN, era votar por el socialismo de Siglo XXI, "que no es más que el Comunismo disfrazado", consideró hace una semana, en el cierre de campaña del partido oficial, el excandidato presidencial y exdirector de la PNC, Rodrígo Ávila.

Discursos de la guerra fria, y por primera vez la coalición de las dirigencias del PDC, PCN y FDR con el partido ARENA en unos comicios, y una campaña prolongada campaña electoral, en la cual el gobierno central puso una cuota importante de participación, fueron algunas de las características de este proceso electoral.

La votación masiva de este domingo, dio una ventaja al FMLN con el 51% sobre ARENA quien obtuvo un 48% de los votos. Convirtiéndo al partido -constituido como fuerza política luego de la Firma de los Acuerdos de Paz- FMLN, en la primera fuerza política del país, y relegando al partido gobernante al escenario de la oposición, lugar en el cual no se había desenvuelto en los últimos 20 años.

La izquierda salvadoreña, representada en Funes, un hombre que nunca militó en el partido opositor pero quien trabajó desde el periodismo conociendo la realidad de la sociedad salvadoreña, aspecto que le motivo en el 2007 a decidirse por competir por la silla presidencial.

Con un discruso mesurado y concertador, Funes dijo que su gobierno de unidad nacional, tendrá como prioridad el incluir y escuchar a todos los sectores. Reconociendo a la vez que ARENA será un actor importante en la concertación que a partir de este lunes, esta dispuesto a buscar como parte de los grandes compromisos para garantizar la efectividad del nuevo gobierno que tomará posesión el uno de junio de este año.

Funes quien se promclamó anoche como ganador, luego que el Tribunal Supremo Electoral (TSE), escrutará más del 80% de las actas de votación, aseguró que durante su gestión la prioridad será "lograr que funcione la institucionalidad en el país". Las calles del país y la capital se inundaron de simpatizantes, militantes y ciudadanos, esperanzados en el cambio y motivados por un fenómeno que atrajó su atención en los últimos 16 meses, Mauricio Funes.

Las diversas concentraciones que Funes desarrolló durante su campaña, y los sondeos de opinió que le favorecieron durante toda la campaña, fueron la antesala del triunfo que la izquierda ahora saborea, en estos momentos y que da paso a la instauración por primera vez de un gobierno de corte progresista, en el país. Funes llega al poder en medio de una serie de problemas sociales, económicos y políticos; así como la crisis mundial que ya ha comenzado a impactar en la sociedad.

Los vientos de cambio ahora se sienten en el país, el FMLN ha obtenido más de un millón de votos en estas elecciones, -hace cinco años obtuvo 800 mil votos-; en los comicios municipales y legislativos de enero pasado, obtuvó más de 90 municipalidades de las 262 del país, y en la
Asamblea Legislativa, ganó 35 de los 84 escaños, consolidandese ahora como la primera fuerza política del país.


Los salvadoreños esperan que este nuevo gobierno combata problemas como el alto costo de la vida, desempleo y delincuencia, fenómenos que constantemente mantienen en vilo a la sociedad.










No hay comentarios: