5 nov. 2008

El triunfo de Obama y las elecciones en El Salvador

Por Iván Escobar

La victoria anoche del senador norteamericano Barack Obama y primer aspirante a la Casa Blanca, afroamericano dio al mundo entero un ejemplo de avance democrático y tolerancia política en la nación del norte. Y en El Salvador ha generaro gran espectativa en el partido de oposición.

Los resultados que en las últimas semanas fueron presentados por las encuestas de opinión pública, mantuvieron en todo momento al aspirante Demócrata en un lugar primario y que desperto mucho interés entre los votantes estadounidense, que este martes 4 de noviembre se expreso en la votación masiva.

Y es que la tesis de los últimos meses, sostenida hasta el pasado lunes de que las elecciones de ayer, serían reñidas al final demostraron todo lo contrario que el electorado se mantuvo firme en apoyar al candidato que representó el cambio y frenó la continuidad de los gobiernos que en los últimos dos años han estado a cargo de George W. Bush.

Muchos consideran que la gota que derramó el vaso fue la crisis económica y hoy reseción financiera que tiene Estados Unidos, producto de las políticas impulsadas por la actual administración "y que ahora se les ha cobrado la factura", advierten muchos.

El gane de Obama generó reacciones positivas en diferentes sectores de la sociedad salvadoreña, los políticos no se quedaron atrás como el hecho de que en El Salvador, por primera vez el principal partido de oposición, el FMLN festejó públicamente y a través de sus representantes (fórmula presidencial 2009) expresó satisfacción por los resultados. La noche de este martes, la Plaza Cívica de esta capital, los fuegos artificiales, la música y consignas fueron a favor de uno de los gobiernos norteamericanos.

La izquierda salvadoreña ve en el gane de Obama, "vientos de cambios" que puede llegar hasta tierras cuscatlecas, en favor de la izquierda, que a diferecnias de otros comicios, ahora tiene mayores posibilidades de ganar la presidencia.

Incluso su candidato presidencial, Mauricio Funes considera que el estar arriba en las preferencias electorales frente a su principal adversario político, Rodrìgo Ávila, de ARENA, es una muestra de un resultado que les permita el otro año ganar la presidencia.

Funes ha dicho que "trabajaran de la mano" con Obama y espera que la nueva administración trabaje más por la reforma migratoria que podría beneficiar a los 2 millones de salvadoreños que viven en ese país. Además ha pedido que el gobierno estadounidense fomente políticas que generen mayores fuentes de empleo en los países de la región para evitar la migraciòn masiva hacia el norte.

El FMLN cree que el efecto Obama se repita con su candidato Funes, habrá que esperar que pasa en la contienda salvadoreña. Lo que hay que tener en cuenta es que los partidos rivales en Estados Unidos se respetan y lo dejaron en claro sus candidatos anoche tienen una visión de país y lo que en su historia política esa nación no ha temido a la alternancia partidaria.

En El Salvador la izquierda considera que es tiempo de que se materialice la alternancia y que ARENA concluya 20 años de gobiernos que asguran han afectado el desarrollo del país. Mientras que el partido oficial, le apuesta a continuar sus proyectos pero también ofrece un discurso de cambio y en el cual se insiste en que gobernará un gobierno ciudadano, retomando banderas de la oposición.


Lo que si esta claro en El Salvador, es que haya o no alternancia, la confrontación es algo que impera más que la razón, lo cual podría ser la diferencia con las elecciones de Estados Unidos.

1 comentario:

norma dijo...

Es probable que se den esos cambios pero no podremos saberlo hasta que el partido del FMLN este en el poder.
El pais ya necesita que se cambien muchas cosas, como se manejan los recursos de un pais que se caracteriza por ser trabajador pero que a pesar de ello muchas personas viven sumergidas en la pobreza, aunque no quiere decir esto quede de llegar el frente al poder las cosas se mejoren como por arte de magia seran cambios drasticos los que se tendran que dar para que se llegue a una "estabilidad" y que permita a la mayoria vivir dignamente.