1 nov. 2007

Las negociaciones de la UE y C.A.

Analizando la coyuntura

Por: Iván Escobar

En los últimos días, mucho se ha hablado de las relaciones de la región Centroamericana y el viejo continente.

Y no es para menos, hay intereses grandes de parte de ambas partes, por lograr materializar un Acuerdo de Asociación, entre ambas regiones.

Desde luego Europa, ha dejado en claro dos cosas, y de viva voz de diputados del Parlamento Europeo, los salvadoreños hemos escuchado en los últimos días: que el acuerdo no se centra en aspectos meramente comerciales, sino también incluye un diálogo político y el elemento cooperativo.

Europa ha decido iniciar este proceso y se han visto avances y retrocesos, luego de la primera ronda de negociación para el Acuerdo de Asociación, desarrollada en Costa Rica, la semana pasada.

En ella los europeos, aseguraron que la negocación se desarrollará en relación a tres condicionantes que los países centroamericanos deben cumplir: la ratificación del Estatuto de Roma, que da vida a la Corte Penal Internacional; reiteren su compromiso de luchar contra la amenaza mundial del terrorismo y unirse a las prohibiciones de armas de destrucción masiva en el mundo.

Las cosas han quedado claras en Centroamerica, luego que Europa pusiera sus reglas. Cabe destacar, que los europeos quieren hacer todo con reserva, y por ello, niegan que esten presionando y mucho menos condicionando a los países centroamericanos, para lograr el Acuerdo de Asociación.

El Salvador y Nicaragua, por medio de sus presidentes han desestimado estas presiones, y adelantado que no aceptan el tema de la Corte Penal Internacional. No es primera vez, que Europa presiona a la región, y El Salvador, no ha escapado a ello.

Sólo recordemos 2006, cuando los europeos presionaron al país, para que la Asamblea Legislativa ratirficará los convenios 87 y 98, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), relativos a la libre sindicalización y contratación colectiva, y que por muchos años habían sido ignorados por los gobiernos.

Esta ratificación dicen ahora, los diputados salvadoreños –de todos los partidos- fue para cumplir con el mandato, pese a los riesgos que podrían generarse a futuro. Los efectos futuros, no tardaron en llegar.

De hecho esta semana se ha conocido por medio de información que publicó un rotativo –de derecha-, que la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ha resuelto contra el convenio 87, declarándolo inconstitucional.

La información surgió esta semana, en medio del proceso de negociación con Europa, para el Acuerdo de Asociación, la visita de parlamentarios europeos al país, y en el marco del día del sindicalista, que se conmemoró el pasado 31 de octubre. ¿Coincidencias? No se, puede ser.

O como siempre se dice: Sólo en El Salvador pasan estas cosas…En lo personal me sorprende, más cuando la información publicada en el rotativo, emanó de una fuente "anónima".

No es que piense mal, pero me extraña, que no sea la Corte Suprema de Justicia, quien revelara esta información a personeros europeos, como suele suceder en estos casos.

Además el que la Corte haya resuelto en menos de un año, el caso; cuando en el máximo organismo de justicia, se encuentran miles de amparos y recursos presentados por ciudadanos y diversos sectores, que esperan la respuesta del Organo Judicial.

¿Por qué habrá funcionado la pronta y debida justicia? En esta oportunidad. ¿Por qué los funcionarios reiteran una y otra vez que respetaran este fallo? Son interrogantes, que espero con el tiempo se despenjen.

No hay comentarios: