8 ago. 2007

La nueva generación de periodistas salvadoreños frente a la cotidianeidad laboral




Por: Marielos Márquez
Fotos tomadas de internet


"La pasión por la gente es una de las principales características de un comunicador": obispo auxiliar de San Salvador, Monseñor, Gregorio Rosa Chávez.

La realidad laboral para las nuevas generaciones de periodistas en El Salvador es cruda, ya que para insertarse en el campo laboral es difícil y limitado, tanto por el exceso de oferta laboral y la falta espacios para ejercer la profesión.

"Hoy hay que tener cuello para entrar en algunos medios de comunicación porque es difícil entrar así nomás" señala Raquel Valencia, quien afirma que, apesar de haberse graduado de una universidad de prestigio ha enfrentado muchas dificultades a la hora de buscar un empleo. Sumado a ello está el hecho de que no hay espacios donde se pueda laborar, a parte de los tradiconales medios de comunicación.

También hay que añadir que existen obstáculos que dificultan el trabajo de los periodistas a la hora de ejercer, "los medios de comunicación del país están parcial o totalmente polarizados a favor o en contra de otros", señala Eduardo Arévalo. Para él los medios de comunicación en el país siempre van a tener problemas con el tipo de cobertura, debido al "compromiso que los medios tienen con aquellos que pagan la pauta publicitaria", afirma Arévalo.

Nelson Rentería afirma que en la actualidad los medios de comunicación "están demasiado monopolizados", lo cual impide que se puedan tratar agendas periodistícas que "realmente informen a las personas sobre la realidad que vive nuestro país", señala.

Monseñor Rosa Chávez señala la existencia de tres características básicas del periodista: pasión por la dignidad humana, pasión por la verdad, pasión por la libertad.

La memoria histórica, destaca, es un elemento importante para los periodistas, "sin ella no hay futuro, en El Salvador somos un país sin memoria".

"Allá por el 68 juventud significaba rebeldía, nuevo mundo, disposición a todo, en cambio la juventud de ahora es bien conservadora y eso pasa, quizá, porque no tiene memoria", recordó.

"En la actualidad los periodistas que están saliendo de las universidades carecen de memoria histórica. El manejo de los hechos más relevantes del país es poco o nulo, para los nuevos profesionales" afirma.

El religioso recuerdó que Juan Pablo II hizo alusión a la memoria histórica, en momentos determinantes: la primera vez en la celebración del 50 aniversario del fin de la guerra mundial, durante su discurso dijo " no podemos olvidar, no debemos olvidar", luego durante la conmemoración de la bomba en Hiroshima y más tarde en una reunion con el embajador de Rumanía repitió esta frase. "No podemos olvidar, no debemos olvidar, para que no se pueda repetir"

Monseñor dijo que "si no hay credibilidad el periodista pierde su valor" como formador de opinión, ya que pierde la capacidad de guiar y hacer conciencia a los lectores, radioescuchas o televidentes.

Con la captura de la periodista María Haydee Chicas,en julio pasado, ha quedado en claro que "el periodismo en El Salvador está entrando en una etapa de represión por parte del Estado, lo cual constituye una clara violación a la libertad de expresión" reiteró, tras su liberación, la comunicadora.

Para Chicas su detención constituye una forma de "enviar mensajes para que no se pronuncien en contra de las injusticias que suceden en el país", señala.

Las capturas no fueron dadas a conocer el mismo día por la prensa, sólo cuando organismos de derechos humanos internacionales, como Reporteros sin Fronteras y otros sectores sociales internacionales y nacionales, comenzaron a presionar al gobierno. Si bien ha sido puesta en libertad, aún está siendo procesada por los cargos de actos de terrorismo.



"Fue una clara violación, porque yo estaba grabando los arrestos que se estaban realizando cuando los agentes de la UMO me arrestaron y decomisaron el equipo que andaba llevando mientras trabajaba", considera Chicas.

Ante esta perspectiva la joven periodista señala la necesidad de crear medios alternativos que permitan dar a conocer "la verdad" a la gente, que otros medios ocultan.

Lograr más independencia, aún dentro de los medios de comunicación que ya existen es otra de las propuesta que hace Haydee, al igual que otros colegas que recién salen de las aulas universitarias y se enfrentan a la realidad laboral.

Poder decir cuando un trabajo de investigación ha sido manipulado, que lo publicado no corresponde a los resultados obtenidos, es otra de las opciones que presentan los jóvenes.

"Es necesario crear una agenda periodística que trabaje para brindar mejores opciones a la gente" es el mensaje central de las nuevas generaciones.

No hay comentarios: